Efecto inhibidor de la nicotina sobre los estrógenos...

Efecto inhibidor de la nicotina sobre los estrógenos NOTICIA

 

Mientras que el consumo de tabaco en España desciende en hombres, el de las mujeres permanece estable. Tendencia que, si se mantiene, en un futuro no muy lejano convertirá el tabaquismo en una enfermedad predominantemente femenina.1

Si el tabaco es tóxico y adictivo de forma similar en ambos sexos, y los mecanismos de incorporación al consumo y los de deshabituación también,1 entonces ¿por qué a las mujeres les cuesta más dejar de fumar?

Hay algunas variables que podrían explicar las diferencias en los porcentajes de abstinencia entre sexos que se encontraron en algunos estudios. Las mujeres perciben mayores beneficios al fumar, en particular en el manejo del estado de ánimo frente a la gestión del estrés y en el control del peso.1 Pero, además, existen diferencias entre sexos en el apoyo social, así como en la sintomatología del síndrome de abstinencia en las mujeres.2

 

Tres factores fundamentales que hacen más difícil el abandono del tabaco en mujeres

1. Control del peso corporal:

Este puede ser el factor más importante de los que subyacen en el actual incremento del consumo de tabaco por parte de la mujer. 1

Es sabido que la ganancia de peso asociada a la cesación tabáquica puede ser un obstáculo a la hora de decidir abandonar el tabaco o bien, ser un factor de recaída.3

Fumar puede ser percibido como una manera para controlar el peso, al menos, entre las mujeres jóvenes y adolescentes con sobrepeso. De hecho, el 50% de las mujeres, frente a un 26% de los hombres fumadores, afirman que la preocupación sobre la ganancia de peso al abandonar el consumo de tabaco puede disuadirlos de realizar un intento para dejar de fumar. 3

En este sentido, está demostrado que los fármacos que ayudan a incrementar de manera fiable las tasas de abstinencia a largo plazo, son efectivos a la hora de retrasar la ganancia de peso por cesación durante su uso. 3

 

2. El estrés y/o afecto negativo:

El estrés es un elemento que impide a muchas personas tomar la decisión de dejar de fumar o un facilitador de la recaída, dado que este aumenta durante el tiempo de abstinencia.4

Teniendo esto en cuenta, es importante saber que:

  • Los síntomas de la abstinencia son mayores en mujeres que en hombres.2
  • Las mujeres afrontan el estrés de una forma más bien paliativa (a diferencia de los hombres que lo hacen de forma activa) y fumar es una herramienta que les permite llevar esto a cabo.2
  • Las mujeres están sometidas a un mayor nivel de estrés crónico que los hombres, derivado de mayores dificultades laborales, mayores expectativas familiares y afectivas, mayor trabajo. Circunstancias que pueden ser responsables de una conducta de fumar más asociada a estados de ánimo negativos, lo que hace mucho más difícil la cesación.1

 

3. El apoyo social: 1

Para una mayor efectividad del abandono tabáquico, los programas asistenciales para mujeres deberían tener en cuenta sus necesidades específicas que, como hemos visto, difieren de las de los hombres. Una intervención de tabaquismo dirigida a mujeres debería ofrecer apoyo terapéutico farmacológico y conductual, combinado con enfoques específicos de género tales como la gestión del propio estilo de vida, programas nutricionales para el control de peso y estrategias de manejo del estrés. También pueden ser efectivas intervenciones para dejar de fumar más breves, administradas por personal clínico, como parte de la rutina de las visitas médicas.

 

Efecto de la nicotina en la producción de estrógenos en la mujer.5

Aunque se trata de un trabajo preliminar, el estudio presentado en el 35º Congreso del Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología, deja claro que la nicotina desactiva el mecanismo de producción de estrógenos en el cerebro de las mujeres. El efecto se ha demostrado en el tálamo, que forma parte del sistema límbico del cerebro, implicado en las respuestas conductuales y emocionales. Y puede observarse incluso con la dosis de nicotina de un solo cigarrillo.

Aunque se necesita una muestra mayor para confirmar los resultados, está claro que la nicotina tiene varios efectos en el cerebro, incluida la producción de hormonas sexuales como el estrógeno, pero habrá que investigar si afecta a otras funciones como el sistema reproductivo.

Esto demuestra lo poderosos que son los efectos del tabaco en el cerebro de la mujer y podría explicar por qué se resisten más que los hombres a dejar de fumar.

 

REFERENCIAS

  1. De la Rosa L, Otero M. Tabaquismo en la mujer: consideraciones especiales. Trastornos adictivos. 2004;6(2):113-124.
  2. Becoña E, Vázquez F.L. Las mujeres y el tabaco: características ligadas al género. Revista española de salud pública. 2000;74(1):13-23.
  3. Rey SV, Jiménez Ruiz CA. Papel de los fármacos en el control de la ganancia de peso asociada al abandono de peso. Prevención del tabaquismo. SEPAR. 2012;14(4):143-144.
  4. Becoña E. Tabaco, ansiedad y estrés. Salud y drogas. Instituto de Investigación de Drogodependencias. 2003;3(1):71-92.
  5. Hallan nuevas pistas sobre el efecto de la nicotina sobre la producción de estrógenos en la mujer. imMédico. 2022. Disponible en: https://www.immedicohospitalario.es/noticia/34687/hallan-nuevas-pistas-sobre-el-efecto-de-la-nicotina-en-la-produccion.html [Último acceso: marzo 2023].

 

ES-NI-2200131

Página actualizada por última vez

Jueves, 18 de enero de 2024

Categoría

Inicio

Etiquetas